Invertir en empleo, invertir en Torremolinos

Share

 

El desempleo es el primer problema de nuestra sociedad y el empleo precario y eventual que se crea no permite vivir con dignidad a las personas.

Nos encontramos en una etapa especialmente crítica y decisiva, el Gobierno del PP ha establecido un proceso calculado basado en ganar competitividad a base del reparto del trabajo. A pesar de sus promesas, ha sido tanta la incapacidad de aumentar un empleo estable y de calidad  que lo que se intenta es un reparto sistemático de las horas de trabajo que consiste en que entran a trabajar  más personas, pero lo hacen a costa de menos horas y en peores condiciones.

Mal camino llevan, será necesario que llegue pronto el cambio para dar un giro radical  a este estos acontecimientos. La calidad del trabajo es lo que debe definir a una sociedad moderna y de calidad por lo que el gobierno que renuncie a este objetivo condena a la precariedad, a la emigración y a la desesperanza a las futuras generaciones.

En este objetivo, también deben estar comprometidas el resto de administraciones. Desde un gobierno municipal también debemos ser sensibles y responsables ante este problema.  Un Ayuntamiento no tiene competencias directas en empleo, pero no puede ser incompetente para favorecer la generación de empleo.

Una ciudad de oportunidades, no puede dejar de aprovechar los recursos que dispone, ¿puede Torremolinos tener más de la mitad de los locales cerrados con un millón de visitantes al año?, ¿puede Torremolinos mantenerse si además de los que nos visitan, los que viven aquí, se desplazan a Málaga y a los municipios de nuestro entorno para buscar ofertas de ocio, de compras o de hostelería?

Un Gobierno Municipal responsable y sensible con las necesidades reales de una ciudad debe ser consciente de esta realidad y hacerle frente ofreciendo alternativas, oportunidades y los medios necesarios para romper con esta situación.

Desde el Ayuntamiento de Torremolinos por medio de  una gestión eficaz, profesional y transparente, se puede conseguir por ejemplo con medidas fiscales que impulsen la inversión privada, especialmente en los sectores turísticos, ocio, salud, industrias culturales, aprovechamiento energético y nuevas tecnologías. Y desde luego, el acceso al empleo público debe realizarse con total transparencia e igualdad de oportunidades midiendo el mérito y la capacidad para cada puesto.

 

 

 

This entry was posted in Empleo, José Ortiz. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *